• en
  • fr
  • it
  • es
  • pl
  • pt-pt

Planificar su estrategia energética

Definimos la estrategia energética en función de los desafíos y de la organización de las empresas, teniendo en cuenta los contextos estructurales y coyunturales.

La energía como creación de valor no se improvisa, se organiza

El mundo de la energía evoluciona con rapidez, lo que puede representar una fuente de riesgos y de oportunidades para las empresas. Las acciones que deberán emprenderse y la gobernanza que ha de aplicarse para mejorar su eficiencia energética deben estudiarse con detenimiento: ¿qué estrategia de compra se debe adoptar para qué tipo independencia energética? ¿Qué tipo de consolidación y análisis de datos asociados? ¿Qué tipo de gestión de la energía? ¿Cuáles son los métodos posibles de financiación? ¿Qué funciones deben centralizarse o descentralizarse? ¿Qué prestaciones deben internalizarse o externalizarse y bajo qué modelo de negocio? Estas cuestiones deben integrarse a la visión de los diferentes desafíos asociados: compra de energías fósiles y eléctricas, energías renovables, gestión del coste total de la energía, eficiencia energética, deslastre de carga, autoconsumo, almacenamiento y reducción de existencias, seguridad de suministros de energía, etc.

Para lograr el éxito todo proyecto debe contar con:

  1. Una estrecha colaboración entre los equipos del cliente y GreenFlex: no existe una estrategia energética «lista para usar», sino una configuración óptima en función de las acciones ya realizadas, la organización en cuestión, las particularidades del oficio y de la cultura de la empresa
  2. Una integración amplia y temprana de todos los desafíos energéticos: tratar con los individuos en su conjunto, en lugar de en pequeños grupos, es una fuente de creación de valor, desarrollar un plan de acción de eficiencia energética que incluya su financiación, estructurar las compras de energía anticipando la evolución de los usos, desplegar soluciones de medición energética que integren el deslastre de carga, etc.
  3. Un enfoque híbrido de teoría / práctica: es necesario desarrollar una política general y planes directores que incluyan desde un principio tanto testimonios como visitas técnicas sobre el terreno